¿Cuál es el Propósito de una Organización sin Fines de Lucro?

E-mail Imprimir
Las Corporaciones sin Fines de Lucro, son eso mismo; una Organización que tiene por propósito el servir el público en general sin la expectativa de enriquecerse. Hay muchas clases de corporaciones bajo ésta clasificación. Para poder ser denominado como éste tipo de organización, uno debe poseer ciertos documentos los cuales no sólo líbran a la organización de el pago de impuestos; pero más bien uno tiene que demostrar el beneficio público que éste otorga.

Al uno someter éstos documentos al Departamento de Estado y al Departamento de Hacienda Federal ( Internal Revenue Service ), éstos en torno le entregan un certificado llamado 501 (c) (3). Con éste certificado y junto con la Junta de Directores que exige el Gobierno, ya uno puede operar su organización si oposición Gubernamental.

Al comenzar sus operaciones, éstas Corporaciones sin Fines Pecuniarios le proveen un servicio ala comunidad que a veces el mismo Gobierno no las puede proveer. Pero, ¿Porqué ésta explicación? Bueno para abundar más sobre ésta pregunta, hay que ver las agravantes por las cuales algunas organizaciones están pasando.

Se supone que cuando existe una de éstas organizaciones el gobierno brinde su ayuda por que al fín y al cabo, el Gobierno está ahí para beneficiar al público y si ellos no pueden, pues éstas personas que trabajan duramente por el bien común dentro de éstas organizaciones lo harán. Como mencioné anteriormente, existen varios tipos de éstas Organizaciones.

Unas se pueden dedicar a la enseñanza de Agricultura, otras por ayudar el Medio Ambiente y por último hablaré sobre las que son Deportivas. Se me ha informado que en el Municipio de Carolina se le está negando la cooperación a una Organización Deportiva en específico en el Beísbol Doble A. El equipo de peloteros de Los Gigantes de Carolina está corriendo peligro de que se le elimine permanentemente por motivos personales entre la Gerencia de éste equipo y la alta Jerarquía del Municipio.

Cada vez que ésta Organización rotúla anunciando los juegos, el Alcalde y su personal remueven éstos rótulos. Han llegado hasta el punto de que quieren prohibírles el uso de las facilidades públicas que son pagadas y mantenidas con los impuestos de los ciudadanos como usted y como yo.

El fenecido Alcalde de Carolina José Aponte, ofreció su ayuda completa y apoyo al Beísbol Doble A, pero al desaparecer éste gran hombre, también desaparecieron los compromisos gubernamentales con el pueblo. El sucesor de éste prócer Puertorriqueño resulta ser el hijo de éste, pero es una diferencia de la noche al día.

Durante el tiempo en que el fenecido Sr. Aponte fué Alcalde, el Equipo de los Gigantes de Carloina disfrutaba en todo su apogeo, los juegos y las prácticas de los juegos se celebraban según el itinerario. Pero las dificultades empezaron cuando el Hijo de éste Alcalde tomó el poder. El problema es que el actual Alcalde de Carolina tiene unos asesores que tienen una idea equivocada de cómo es que le sirve a la comunidad.

Según fuentes dignas de confianza y respetadas por su labor y condición, éstos asesores le han dado una mala impresión al Alcalde sobre ésta Organización Deportiva. La mayor parte de éstos rumores y chismes de parte de los asesores del Gobierno Municipal hacia el Alcalde son de índole personal. Pero hay que ver el paisaje.

El Alcalde se está dejando llever por lo que dicen ciertas personas que están cerca de él y le tienen puesta una venda sobre sus ojos. Sr. Aponte, si usted cree en la Democracia digame ésto: Está usted dispuesto de que su Gobierno se convierta en uno tiránico y correr el peligro de no ser reelecto en las próximas elecciones sólo porque fulano o mengano tengan problemas personales con la Gerencia de los Gigantes de Carolina?

Tenga en cuenta una cosa Sr. Alcalde, usted fué elegido para servir al pueblo y no a unos cuantos que le estén bloqueando el futuro deportísta a aquellos que se han dedicado a ésto por toda una vida. Es una pena que por unas cuantas Manzanas Podridas haya que desechar la carga completa. Los motivos personales que existan entre éstas personas no sé cuales son y tampoco me importan. Lo que me preocupa es que al usted prohibirles el uso de las facilidades públicas (lo cual son eso mismo, Público), éstos jóvenes pueden descarrilarse y convertirse en nuestras peores pesadillas.

Todo ésto se puede evitar. Por favor, entre en negociaciones para que puedan continuar éstos juegos. No se deje llevar por lo que dicen sus asesores, que por lo que se vé, sólo están buscándo sus propios intereses. Piénselo y demuestre que usted es la estilla del árbol que fué su Padre que en paz descanze. Use su sabiduría y no las estupideces de los demás.

Desde Boston, Carlos F. González.