Caso VS Manny Suarez

Importante

Moción de reconsideracion de Jose Cheo Cruz ante el tribunal de hato rey contra la federación de béisbol de Puerto Rico. LEER

Servicios

  • Creación de páginas web
  • Tu Radio por Internet
  • Tu TV Por Internet

Llama a los teléfonos: (787)967-4128 y (401) 400-5857

Carlos

Envía tus notas

Envíanos por correo las notas que hagas para poderlas publicas en este portal.

Da clic en la sección de contacto

Por José Cheo Cruz

 

Ya es hora de que alcemos nuestra voz de protesta, contra el irrespeto y la falta de consideración contra nuestros símbolos patrios representados en nuestra bandera puertorriqueña. A pesar de que hay leyes que condicionan y protegen su uso, (Ley 70 del 20 de marzo de 2006) en este País no se respeta ni a su propia bandera. Si en este País, no respetamos a nuestra propia bandera, mucho menos podemos tener sentido de pertenencia y exigir respeto propio de otros, viendo como nos consume la indiferencia y como nos adentramos cada día más en la luna de valencia con la mirada y los sentidos perdidos que ha sido el norte que ha tomado este País en decadencia. 

 

La bandera nuestro País ha sido mutilada y menospreciada cuando hemos permitido que se haya utilizado en la parte trasera y delantera en los pantalones de boxeadores, en toallas, en hamacas, en chancletas (mete dedos), en calzado deportivo, en alfombras, camisillas, pañuelos, cojines, chiringas y en artículos desechables por mencionar algunos. Qué respeto podemos exigir a nadie por nuestra bandera, si lo que nos falta es pisotearla, escupirla y quemarla.

 

Simple y llanamente con esa conducta nos hemos convertido en profanadores y violadores de las leyes que protegen a nuestra bandera. En el 1832, el Partido Nacionalista la adoptó como su insignia política, lo que ocasionó que del 1898 al 1952, se prohibiera su uso o despliegue so pena de ser encarcelado y procesado por las autoridades. De ahí en adelante los políticos de este País han hecho lo que les viene en gana con el uso y el cambio de colores de nuestra bandera. Cada cuatro años cuando entra una nueva administración política al poder se entra en una disputa y se cambian de colores del azul de su triángulo equilátero, eje de controversias políticas estériles que no abonan nada al País. El problema mayor estriba en que al momento de redactarse y aprobarse en 1952, nuestra constitución, nunca se definió claramente el color azul celeste como el color oficial en la bandera. De ahí en adelante (1952) se ha estado utilizando el color azul marino o añil, como una práctica de reverencia y complacencia asimilista, sometida a los vaivenes políticos. 

 

Según nuestra historia, el 22 de diciembre de 1855, fue aprobado el diseño de nuestra bandera. Su diseñador lo fue diseñada por José de la Matta Terreforte, quien junto a un grupo de otros colaboradores, la diseñaron con cinco franjas horizontales, (Tres color rojo y dos blancos) con una triangulación equilátera cuyo fondo es de color azul celeste y sobre el mismo una estrella de color blanco.

 

La bandera de nuestro País los mercaderes políticos y su mezquindad política la han convertido en un balón político que manejan a su real antojo de la manera que les conviene para su impresionismo, mercantilismo e ilusionismo político. NO hay piedad, ni respeto por nuestros símbolos Patrios y las leyes que han caído en letra muerta y NO se respetan. Nuestra bandera ha sido deshonrada y prostituida.

 

Todos somos culpables por haber asumido una actitud silente y no haber protestado por esta ofensa mayor y de alta traición a nuestra bandera y lo que ello debe significar para todo aquel que dice llamarse un buen puertorriqueño, aún por aquellos grupos de intelectuales que se han abrogado la lucha por la libertad de este País. El nombre no hace la cosa, pero esta si la hace y nos debería dar vergüenza como País, que estemos cambiando los colores de nuestra bandera cada cuatro años.

 

A ver, quien le pone el cascabel al gato para que este juego termine y no se repita más y dejemos a un lado el estar profanando nuestra bandera y por carambola  a nuestro País porque así nadie nos va a respetar como Pueblo. Si queremos exigir igualdad, debemos respetar nuestras leyes, a nosotros mismos y a nuestra Bandera. NO se puede ir a bailar a la casa del trompo, enfrascados en una lucha intestinal y tratando de rompernos unos a otros las rodillas. Así no se puede. Seguiremos informando al pie del cañon.

Radio Online

Who's Online 

We have 52 guests and no members online

Co-Workers

Facebook

RSS2

Newsletter

Template Settings
Select color sample for all parameters
Red Green Blue Gray
Background Color
Text Color
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Scroll to top